Deporte Risaraldense

Crónica del Día

 

Un héroe del deporte detrás de una tragedia

Cuando José Luis Solarte tomó el último ascenso para llegar a Pueblo Rico, comenzó su soliloquio invocando la ayuda de Emanuel (9 años de edad) y Stela Maris (5 años), sus dos sobrinos que fallecieron en la tragedia de Mocoa, el primero de abril de este año.

“Estaba que me entregaba, pero sentí que ellos me dieron fuerza”, dijo este joven ciclista, nacido para el deporte en una región de pocos corredores, y menos de escaladores, como se puede definir a quienes protagonizaron la última etapa de la clásica Rubén Darío Gómez.

“Los amo mucho; yo sé que siempre me van a estar apoyando”, dijo el juvenil pedalista que saltó de Mocoa al equipo Bakano, del Valle, y quien vive en Boyacá gracias a mecenas del ciclismo y a la fundación “Colombia Nuestra Meta”.

El juvenil José Luis Solarte tuvo fuerzas para disputar la meta volante y lanzarse posteriormente a la dura montaña, logrando el premio de la etapa que le permite ser orientado por “El Torito” Ángel Yesid Camargo, quien fuera un destacado corredor colombiano de las décadas de 1980 y 1990.

La avalancha se llevó con ella a 15 familiares; de ellos recuerda con mucha nostalgia a sus dos sobrinitos: “ellos mantenían conmigo; hacíamos todo juntos; a ellos les gustaba que yo montara en bicicleta”.

Quizá lo más doloroso, aparte de la muerte que en sí es la mayor tragedia, fue cómo sufrieron sus parientes antes de poderles dar cristiana sepultura.

Después de haber reconocido el cuerpo de la niña, se lo entregaron a otra familia que también lo reconoció como suyo; llegaron las pruebas de ADN, y tras un mes certificaron que evidentemente era la sobrinita de José Luis Solarte. “Hubo que exhumarla, pero además, decirle a la otra familia que ya no era su hija; eso sí me dolió”, cuenta el ciclista. Y con el niño pasó a la inversa. “Nos entregaron el cuerpo que le correspondía a otra familia”. Finalmente a Emanuel lo encontramos 8 días después, 4 horas río abajo. La mamá de ellos, que también falleció, estaba una hora abajo del río”.

“Fue una etapa exigente; había mucho tramo destapado; no pinché, no me caí gracias a Dios”, concluyó este joven que tiene la orientación de Ángel Yesid Camargo, otrora figura del ciclismo colombiano.

Escuche en www.deporterisaraldense.com al corredor juvenil, ganador de la tercera etapa de la Clásica Rubén Darío Gómez.

JOSÉ LUIS SOLARTE – ganador juvenil

“Es la primera etapa que gano en una carrera grande”

En el corregimiento de San Félix comenzó la historia ciclística de Yeison Alejandro Rincón, ganador de la tercera y última etapa de la VIII Clásica Rubén Darío Gómez, disputada entre los municipios de Belén de Umbría y Pueblo Rico, sobre 98 kilómetros.

Después de ser ciclomontañista, en Salamina le tomó el gusto a la ruta, y desde hace 4 años busca ser corredor profesional.

“La idea era desgastar al líder, pero él estaba muy fuerte”, explicó el corredor de Caldas, al revelar la estrategia de su equipo en aras de adjudicarse el título de la general, intención que no pudo concretar por la fortaleza de quien finalmente quedó campeón, el vallecaucano Javier González.

Escuche la entrevista que www.deporterisaraldense le hizo al ganador de la etapa, Yeison Alejandro Rinón.

YEISON ALEJANDRO RINCÓN – ganador sub 23

 

 

Con una etapa de.97,7 kilómetros entre Belén de Umbría y Pueblo Rico, culminó este domingo  la VIII Versión de la Clásica Rubén Darío Gómez – Gobernación de Risaralda.

En la categoría Sub-23 Javier González, de Cali, equipo Strongman, se coronó campeón; Jeison Rincón se impuso en la etapa final. El mejor risaraldense en la general fue Miguel Ángel Sosa.

En Juvenil la fracción se la llevó José Luis Solarte, del Valle. Didier Merchán Cardona, del Tolima, alzó el título de la categoría.

(En desarrollo…)

Foto: Cortesía

ESTE DOMINGO SE CORRERÁ UNA ETAPA

QUE TIENE TODOS LOS INGREDIENTES

En solo 98 kilómetros que separan a los municipios risaraldenses de Belén de Umbría y Pueblo Rico, los ciclistas que participan en la 8ª.edición de la Clásica Rubén Darío Gómez encontrarán una topografía variada, que garantizará el espectáculo de principio a fin. 

“Mañana van a llegar de a uno”, dijo el escalador caldense de la década de 1980, Rubén Darío “El Diablo” Beltrán, ahora entrenador de su departamento. La altimetría es definitiva para marcar grandes diferencias”, anotó Beltrán.

Aunque la prueba tiene un alto porcentaje de montaña, esa no será la única dificultad que van a afrontar los pedalistas.

“Hay algunos sectores destapados en el recorrido porque le están haciendo mantenimiento a la capa asfáltica”, comentó Evelio Cely, entrenador de Risaralda, y quien considera que “de La Marina para allá tiene que empezar a definirse la carrera”.

El entrenador de la Fundación Jarlinson Pantano, Ernesto Quintero, dijo que era una etapa “cinco estrellas” para estos ciclistas que están en formación. “Tiene terreno llano, metas volantes, premios de montaña, pasos complicados porque hay tramos destapados, y es ahí cuando los muchachos deben mostrar los argumentos que aprendieron en la escuela de formación”, comentó.

“Yo creo que los ascensos a Apía y a La Línea van a definir la carrera”, dijo el entrenador de Risaralda, al tiempo que “El Diablo” Beltrán expresó que quizá va a haber ataques frontales para marcar grandes diferencias.

Otros técnicos entrevistados por www.deporterisaraldense.com coincidieron en que los ciclistas a estas edades son muy emotivos y empiezan a rodar a tope desde el principio.

Correr con la cabeza fría, estar atento a los ataques de los rivales para defender posiciones o meterse en una escapada sería lo ideal, pero las circunstancias del terreno, la altimetría y la fogosidad de los jóvenes ciclistas presagian una carrera con mucha “leña”, y por lo tanto, muy emotiva.

El risaraldense Diego Jaramillo se ubicó segundo

en el circuito de La Virginia

 

El ciclista vallecaucano Javier González conservó la camiseta amarilla de líder sub 23 de la Clásica Rubén Darío Gómez, disputada este sábado 3 de junio la segunda etapa, que consistió en un circuito en el municipio de La Virginia. 

El también vallecaucano Juan Pablo Zapata, nacido en Tuluá, se impuso en la fracción, al derrotar en el embalaje al risaraldense Diego Jaramillo.

“Teníamos que salvar la etapa; estamos muy agradecidos con la Fundación (Jarlinson Pantano, que los patrocina); gracias a Dios ganamos; el lote era muy grande y había muchas curvas, pero gracias a la habilidad que da el ciclomontañismo pudimos superarlas”, expresó al final de la fracción el ganador, en entrevista con www.deporterisaraldense.com.

Entre tanto, el líder dijo que se siente bien para la última fracción, que se correrá este domingo entre Belén de Umbría y Pueblo Rico, sobre 98 kilómetros,.

“La verdad, no he podido dormir bien, pero no es por nervios”, comentó González, del equipo Strogman, al que llegó precisamente por haberle ayudado en las etapas de alta montaña al corredor Diego Cano durante la Vuelta de la Juventud del año pasado. “Me siento bien para ganar mañana la carrera; hay que estar tranquilos, correr a la expectativa y no dejarlos fugar”, comentó.

Por su parte, el equipo risaraldense buscará consolidar a Diego Jaramillo como el campeón de las metas volantes, al tiempo que todo el grupo arropará a quien mejor está: Nicolás Toro.

“Me siento bien; aunque estoy a 1 minuto 42 segundos, creo que podremos luchar la etapa y el liderato”, comentó Toro.

55total visits,1visits today