Deporte Risaraldense

74 años, sin trascender

La historia del Deportivo Pereira, en los 74 años que cumple precisamente este lunes 12 de febrero de 2018, está colmada de anécdotas, mas no de títulos. Y esa es quizá la única tarea pendiente del Grande Matecaña.

Al Pereira le ha pasado de todo: desde goles que nunca fueron y se los avalaron en su contra, hasta derrotas en el último suspiro, que le costaron, no hace menos de un lustro, volver a la división A.

El Deportivo Pereira es un equipo tradicional del fútbol profesional colombiano fundado en 1944 y participante en el campeonato nacional desde 1949, es decir, un año después de que comenzó formalmente la práctica de esta disciplina, cuyo génesis está ligada a las medidas del gobierno nacional de entonces para apaciguar los exaltados ánimos que dejó el Bogotazo, el 9 de abril de 1948, cuando fue inmolado el entonces candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán.

Excepto en los años 1954 y 1955 (que el equipo se disolvió), Deportivo Pereira jugó todos los torneos de la A, una historia que empezó a cambiar en la década de 1990, cuando Dimayor creó el ascenso y el descenso.

Su producción futbolística ha sido históricamente sostenida; su actuación generó protagonismo en algunos pocos años, pero siempre su línea de rendimiento ha estado marcada por una irregularidad, que se puede atribuir a una desacertada orientación de sus dirigentes y a la constante falta de dinero para conformar un equipo de primer nivel.

LOS DESCENSOS

En noviembre de 1997 Deportivo Pereira abandonó la A. Fue una tragedia para los miles de aficionados que tiene el equipo en y fuera de la ciudad y del país. Tres años después, el 19 de noviembre del año 2000, y con la orientación técnica del pereirano Wálter Aristizábal, el rojiamarillo volvió a la A.

Su retorno, aparte de la expectativa y de la emoción que despertó, no produjo los cambios que ese descenso dejó como enseñanza. Los directivos volvieron a quedar en deuda, porque en unos casos no lograron conseguir el dinero para su proyecto, y en otros, cuando había recursos, estos terminaron en sus bolsillos.

Pasó la primera década del nuevo siglo, y volvió lo inevitable: otro descenso. Fue al finalizar el 2011, y desde entonces, el cuadro matecaña no ha podido retornar a la A, al tiempo que en lo administrativo se ha jugado otro partido, esta vez de carácter legal, porque después de una fuerte crisis económica del directivo que lo administraba y que asegura con documentos en mano que es el dueño de la Institución, debió ser intervenido por el Estado, pasando a manos de un agente liquidador, que ha prolongado su vida en medio de muchas dudas alrededor de los millonarios recursos que en ese lapso de 4 años ha recibido, porque curiosamente ha sido un tiempo de prosperidad por las nuevas figuras deportivas que descubrió la institución.

LA GÉNESIS DEL DEPORTIVO PEREIRA

Deportivo Pereira es un equipo, como la mayoría de lo construido en la Ciudad, con civismo, con amor y con sacrificio, unos valores reforzados por el aporte de los jugadores paraguayos que fueron protagonistas dentro y fuera de la cancha en las décadas de 1950, 1960 y 1970, cuya característica principal era el denuedo que le imprimían a los partidos y la caballerosidad como ciudadanos pereiranos.

Sería injusto dejar por fuera de esa línea deportiva a tantos jugadores colombianos y extranjeros que le permitieron a la afición vivir momentos de éxtasis, como las campañas de 1952, 1962, 1966 y 1974, en las que fue tercero, su máxima gloria en el Campeonato.

Deportivo Pereira nació, ¡vaya cosa curiosa!, por iniciativa de la Policía, para aplacar los ánimos de los hinchas que ya en esa época (década de 1940) se enfrentaban a golpes por toda la pequeña ciudad, exaltados por los resultados de los partidos que jugaban los dos equipos del momento: Vidriocol y Otún, conformados por los ebanistas, constructores, maestros de escuelas, agricultores, sastres, empleados oficiales, etc.

Hoy, 74 años después, la autoridad sigue intentando controlar los desmanes de algunos hinchas matecañas, que no ajenos al comportamiento de los aficionados en el continente, se esconden en los colores de los equipos para delinquir, y por ahí derecho, alejar de los estadios a los que sí gustan de esta disciplina.

El cuadro matecaña inició este domingo 11 de febrero de 2018 su séptima temporada consecutiva en la B, con el triunfo 1-0 ante Fortaleza, y con la orientación de José Fernando Santa, quien como jugador ha sido el pereirano que más lejos ha llegado, al ser el único en un campeonato mundial de fútbol, en Francia 1998.

Hoy, con 74 años de edad, y con una historia rica en anécdotas, lo único que le queda al Deportivo Pereira es gritar ¡campeón!, pero antes tendrá que volver a la división A, un camino que lamentablemente ha sido muy tortuoso para el Grande Matecaña.

Por: Orlando Salazar Zapata

Comunicador social periodista

Especialista en gerencia de la comunicación corporativa

Redacción Deporterisaraldense.com

 

 

1118total visits,1visits today

One Comment

  1. Edgar López

    12 febrero, 2018 at 11:51 am

    Excelente crónica, basada en la “verdad,verdadera”, de una institución que ha sido utilizada por por muchos desde su mismisimo inicio en la competencia.
    ¿ Cuánto tiempo más habrá que esperar?
    Felicitaciones Orlando Salazar, todo quedó muy “claro”.

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *