Deporte Risaraldense

La confianza como factor determinante en la reactivación del deporte

Por: Carlos Marín (Comunicador Social y Periodista)

El camino se sigue abriendo para que la actividad física a través del deporte asociado y no asociado pueda pensarse en un regreso cercano a las actividades desde los escenarios deportivos. En ello, será crucial propiciar ambientes seguros con los actores internos y externos que hacen parte de los organismos.

Desde los entes territoriales en Risaralda, se están articulando los protocolos de bioseguridad para cada una de las disciplinas, para cada uno de los escenarios deportivos donde realizan prácticas los ciudadanos en procesos recreativos, deportivos y del alto rendimiento.

En ese contexto, las necesidades desprendidas de la pandemia Covid-19 se empiezan a transformar, indicándole a los actores del deporte que el siguiente paso es asumir una postura pedagógica, de responsabilidad y apropiación con los protocolos de bioseguridad.

Después del golpe económico y moral que han recibido los miembros del deporte asociado y no asociado, por el acertado aislamiento preventivo obligatorio; surge un reto adicional que parece encabeza la lista de los últimos por encarar.

No hay nada más importante ahora por recuperar, que la confianza del ciudadano por volver a reactivar mínimamente una relación social con entorno del deporte, esto ante un eventual contagio. Si los organismos deportivos trabajan de manera acertada sobre la idea de potencializar los protocolos de bioseguridad, el camino no se hará tan extenso, no será un camino empedrado, no se padecerán los coletazos finales de la pandemia a corto, mediano y largo plazo.

Ahora bien, el trabajo interno en los clubes, ligas y federaciones debe evidenciar un interés por cada uno de sus miembros, no solo por tener prácticas sanas como el lavado de manos frecuente, el uso de tapabocas, el distanciamiento inteligente; sino también, en la promoción de la disciplina social entre los ciudadanos de a pie. Ahora es cuando para dignificar el valor civil de los atletas, recreativos y no recreativos, en ese componente de sociedad del que hacen parte. Será un instante en la historia para reflejar los niveles de liderazgo que auspicia el deporte entre la sociedad.

Dirigentes, entrenadores, profesionales de la medicina deportiva, metodólogos y por supuesto, los deportistas, están llamados a crear un gran escenario de confianza que beneficie la reactivación paulatina del gremio. Primero desde los ejercicios individuales, luego desde los colectivos, y por último, desde los considerados con mayor expectativa de riesgo.

El trabajo armónico y responsable en la implementación de los protocolos de bioseguridad en cada uno de los escenarios deportivos, sin duda, le entregará un grado de confiabilidad mayor a las personas. Así, solo así, se logrará beneficiar también los ingresos de los distintos organismos que hacen parte del Sistema Nacional del Deporte. Una cadena de valor que ahora depende de la confianza.

Lo afirmaba el mismo ministro del Deporte, Ernesto Lucena: “del autocuidado de los deportistas, dependerá la reactivación de otras disciplinas” aludiendo que la confianza estará puesta en los deportes que se reactivarán primero.

Finalmente es necesario acotar, que los protocolos de bioseguridad están pensados para evitar la propagación del virus, pero a su vez, para evitar el mismo deterioro en la salud de las personas. Sin personas no hay dinámica, sin dinámica no hay mercado y sin mercado no hay recursos económicos.

La cadena de valor se pierde ante un eventual contagio colectivo en un organismo. De allí la importancia de los protocolos.


Últimas noticias


Visita nuestras redes sociales

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.