Deporte Risaraldense

Quién fue Marco Tulio Castro?

Cortesía Orlando Salazar En 1939 Marco Tulio Castro Osorno era el defensor central y capitán del primer equipo profesional de fútbol de Caldas. Sin embargo, su inclinación por el balompié poco le duró, ya que se enamoró del atletismo cuando la Liga del deporte base de Caldas organizó una maratón sólo para futbolistas, en la que terminó segundo. En 1949 representó a Caldas en los Juegos Nacionales de Santa Marta, y desde entonces se especializó en distancias largas, como 800, 1.500 y 3.000 metros. Detalles como éstos se los narró en 1995 al periodista Hugo Ocampo Villegas, durante un reportaje en el que contó que su llegada a Pereira obedeció a la vinculación laboral con la Universidad Tecnológica de Pereira y con Coldeportes Risaralda, además de ser entrenador oficial de la Liga Risaraldense de Atletismo. Marco Tulio Castro Osorno será recordado siempre con cordialidad y simpatía por ese don de gentes que caracterizó su vida. El deporte siempre fue su gran pasión; campeón nacional en varias oportunidades y representante del país en torneos bolivarianos y suramericanos, Castro Osorno tuvo el privilegio de dirigir a los mejores atletas del país, entre ellos a Víctor Mora, Domingo Tibaduiza y a Silvio Salazar. Entrados los años, nunca dejó el deporte y la enseñanza del mismo. En Pereira y en especial en Dosquebradas lo recuerdan por la conformación de grupos de la salud de la tercera edad, que por las mañanas hacían ejercicios en la Villa Olímpica y en el parque del barrio Valher. Pero sin duda su legado más importante fue con los atletas senior máster de Risaralda, a quienes guió con su sapiencia, hasta crear un grupo consolidado de deportistas y amigos que hoy brillan en torneos nacionales e internacionales. Por ese motivo, la Asociación de Atletas Senior Máster de Risaralda le quiso rendir un homenaje perenne, llamando con su nombre la competencia anual que realiza en el marco de las fiestas aniversarias del departamento de Risaralda. De las cinco ediciones que se han corrido (el domingo será la sexta edición), Marco Tulio Castro sólo faltó a una, la del 2006; incluso, enfermo ya, cercado por un cáncer, acompañó hace un año el desarrollo de la prueba. En su casa, sus hijos tienen intacto el “recinto sagrado”, una pieza que dedicó para poner un escritorio lleno de fotografías, y en la que sobresalen tres paredes adornadas con medallas, trofeos, más fotos, menciones de honor… De un escritorio aparece una carpeta con cientos de recortes de periódico, que testifican su paso por la vida y por el deporte. Quienes vivieron a su lado en los últimos años creen que más que el cáncer, a don Marco Tulio Castro Osorno lo mató la ausencia de María Magdalena Botero de Castro, fallecida el 30 de abril del 2007. Don Marco Tulio falleció 3 meses y 14 días después: el 14 de agosto del 2007.

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.