Deporte Risaraldense

Los ciclistas, invitados a dar ejemplo en la calle

Foto / Carlos Marín

Por: Carlos Marín (Comunicador Social y Periodista)

No ha sido fácil asimilar las acciones desprendidas de la Covid-19. La nueva normalidad requiere de adaptabilidad y los pedalistas terminarán siendo referentes por el bien de la sociedad.

Los primeros en salir a las calles han sido los ciclistas, recreativos, deportivos y aquellos que usan el medio como una alternativa de transporte para llegar a sus trabajos. Un escenario que involucra de lleno, la disciplina social y el autocuidado.

El fin de semana, Deporte Risaraldense salió a las calles de Pereira y Dosquebradas para conocer de primera mano los elementos de esa nueva normalidad para los ciclistas, encontrándose con un escenario poco favorable en el cuidado de la salud y la prevención en el contagio de la Covid-19.

Si bien, en un 70 por ciento los ciclistas entienden lo complejo de la situación respecto a la pandemia, hay un gran porcentaje que no, ese 30 por ciento sigue causando ruido desde la bicicleta; pero más que este, inseguridad.

En una concurrida zona del corregimiento de La Florida, corredor turístico y ciclístico de la capital risaraldense, este medio de comunicación pudo comprobar que 7 de cada 10 ciclistas cumplen con las medidas. Desde las inmersas en la norma como utilizar casco, como las orientadas en el marco del aislamiento social obligatorio, como portar un tapabocas.

Las autoridades no titubearon, al evitar el avance de varios pedalistas hacia la zona urbana del corregimiento. Varios fueron devueltos y caracterizados en los registros que se llevan desde la Secretaría de Deporte y Recreación, como desde la misma Secretaría de Gobierno.

En La Florida, para las 9:10 de la mañana del domingo 31 de mayo, ya eran 1000 los ciclistas que habían atravesado la subestación de Policía.
En el corregimiento de Arabia, por citar un ejemplo, los grupos de pedalistas siguen generando temor entre la comunidad y es que la congregación de varios de los mismos, puede generar un ambiente propenso al contagio, teniendo en cuenta el volumen de los grupos que salen a rodas por los paisajes pereiranos.

A esto se suma, que decenas de ciudadanos están saliendo por más de dos horas a montar en bicicleta, en radios de actividad que supera hasta los cinco kilómetros. Es de recordar que esto solo está aprobado y dispuesto para los ciclistas profesionales, no recreativos.

En Dosquebradas, el ejercicio, aunque es de menor impacto, también tiene aspectos por analizar. En la vereda Santa Ana, sitio donde se ubicó personal de la Alcaldía de este municipio, se encontró con ciudadanos más receptivos, dispuestos a acatar las medidas, pero que en definitiva desconocen el concepto de disciplina social.

Foto / Carlos Marín / Punto de control en la vereda Santa Ana alta, Dosquebradas

Aunque 6 de cada 10 ciclistas cumplían con las normas y los elementos de protección, el escenario en este municipio indicó que es necesario continuar con el acompañamiento, especialmente por las personas que no utilizan casco y que no portaban el kit de bioseguridad.

En este contexto sigue siendo importante la conciencia ciudadana, en especial en las zonas más frecuentadas por los ciclistas, una conciencia acompañada por la pedagogía de los entes territoriales.

Si bien los habitantes de estos corregimientos sienten el temor del contagio, para quienes tienen locales comerciales resulta positivo la visita de los ciclistas, pues con medidas de bioseguridad, han dispuesto la venta (sin atención a clientes) de sus productos, lo que vuelve a dinamizar estas microeconomías comunitarias gracias a la bicicleta.

Venta de jugos, frutas, productos de panadería y hasta las ya autorizadas tiendan de bicicletas o bicipartes, vuelven a tener ingresos.

Foto / Carlos Marín / Punto de control en la vereda San José, Pereira

El ciclista como uno de los primeros actores de la sociedad con aval para la realización de la actividad física deportiva y recreativa, está llamado a ser referente, a portar casco, tapabocas, hidratación, toalla, elementos de desinfección, guardar una distancia prudente respecto a sus pares y evitar pelotones.

Finalmente, el panorama no es aterrador, luego este si lleva a pensar en la necesidad de trabajar de manera articulada, sobre todo, entendiendo como premisa los conceptos de autocuidado y disciplina social.

De esta manera, otros subgrupos ciudadanos entenderán la importancia de no usar escenarios deportivos como parques, canchas múltiples, donde la realidad es más desfavorable todavía.

¡Ciclistas, ustedes han sido los primeros, a dar ejemplo!


Últimas noticias


Visita nuestras redes sociales

One Comment

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.