Deporte Risaraldense

“Ser campeón del mundo me hizo crecer como persona”

Carlos Mario Álvarez Rangel, más conocido como K-Yú, recuerda con mucha alegría el 27 de mayo cuando aquel día en 2016 logró ganar la final en la categoría Cruceros 13-14 años en Medellín y coronarse campeón mundial, un hecho histórico para el BMX de Risaralda.

Más allá de haber conquistado ese primer lugar, el camino para llegar a ese momento fue muy complicado para un chico que durante esa época había pasado un mal rato luego de que una caída en un campeonato mundial realizado en Bélgica le impidiera soñar con llegar a su primera final.

Para un deportista de esa edad, es difícil manejar las emociones y las frustraciones que conlleva no conseguir el objetivo pero tuvo la fortuna de contar con el apoyo de su familia y de su equipo para mantener la fortaleza y seguir trabajando en ese sueño que un mes después alcanzó.

“La felicidad de ese momento fue indescriptible, cuando pasé la línea de meta me estaban esperando muchas personas, la mayoría ni las conocía –risas– pero yo los abracé a todos porque estaba muy emocionado de haber ganado esa carrera.”

“Ese fue un momento que marcó mi vida porque antes del Campeonato Mundial yo era un niño, a pesar de tener 13 años, me había aventurado a estar en otra ciudad lejos de mis padres, acogiendo nuevas responsabilidades, en definitiva eso me ayudó mucho a formarme como persona”, expresó el risaraldense.

Foto / Suministrada / K-Yú en el Campeonato Mundial de Medellín (2016)

Luego de haber dado ese gran paso en su joven carrera deportiva, su proceso no fue el esperado tras proyectar su camino en virtud de continuar la senda de la victoria e ir creciendo en este deporte, lo cual influyó en varios aspectos, entre ellos, la decisión de cambiar el Bicicross por el Ciclismo de Pista para el 2018.

“Después de quedar campeón del mundo me trasladé a Cali donde estuve seis meses y de ahí me radiqué en Medellín, como preparación para el próximo mundial pero en el transcurso de ese tiempo no pude entrenar de la forma como yo esperaba y no tenía la misma motivación de antes, por eso tomé la decisión de cambiar de modalidad”, argumentó Carlos.

Cuando inició su nueva etapa en la Pista no parecía muy convencido puesto que los entrenamientos eran muy lentos y poco atractivos para lo que estaba acostumbrado en BMX así que habló con el entrenador departamental Evelio Cely para empezar a practicar las modalidades como el Kilometro y el Keirin, pruebas que son muy explosivas físicamente.

Al poco tiempo de estar entrenando Risaralda hizo parte del Campeonato Interclubes de Pista que se realizó en el velódromo internacional Alcides Nieto Patiño de Cali y allí, consiguió su primera medalla de oro en los 500 metros lanzado. Lo que pocos sabían era que el seguía participando en BMX y al día siguiente debía estar en Manizales para competir en un Campeonato Nacional, pero ese trajín lo fue desgastando hasta el punto de dejar definitivamente la pista de tierra y dedicarse exclusivamente al maderamen.

Foto / Suministrada

A sus 18 años y con más de quince triunfos en eventos nacionales e internacionales, K-Yú está enfocado en seguirle dando a las bielas para estar representando a Risaralda en los Juegos Nacionales del 2023. “Yo estoy trabajando fuertemente para mantener este nivel y lograr buenos resultados que me permitan estar en los Juegos y así vestir la camiseta de mi departamento y por qué no, ganar en casa“, concluyó Álvarez.


Por: Juan Sebastian Henao H.
(Redacción y fotografía de la página Deporterisaraldense.com)

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.