Deporte Risaraldense

A reconstruir

El concepto claro

“Mi respeto por el fútbol es demasiado grande para mostrar una gran tristeza por el no resultado o una alegría que sea agresiva contra el otro” César Luis Menotti

Muchas lecciones nos dejó el paso de nuestra amada selección Colombia por la Copa América Chile 2015. Lo primero es recuperar la idea y el juego en sí mismo ese que nos hizo llenar de orgullo hace un año en Brasil 2014, sigo pensando que una copa américa es más difícil que un mundial, en primera ronda del evento ecuménico no se enfrentan rivales como Brasil, Argentina, Uruguay o hasta el mismo Venezuela, que para nosotros es un clásico, se juega con un Africano, un Asiático y un Europeo de línea media. Acá excepto contra Bolivia los partidos son parejos, con el cuchillo entre los dientes y como se dice en el barrio no se respeta pinta, llámese Messi, Neymar, Alexis o James.

Lo que no se puede perder es la genética, el ADN que se logró desde hace 30 años, perder sin renunciar al estilo, como lo hizo Perú frente a Chile y no una goleada futbolística que terminó 0-0 frente Argentina en la coqueta Viña del Mar, porque el fútbol es un deporte impredecible, que tiene poco que ver con la justicia y esta es una de las razones que lo hacen tan seductor, por lo menos en torneos cortos.

En la elección de los convocados no puede existir palabra de matrimonio, el que no está no está y si el talento de reposición se encuentra en la liga local habrá que darle la oportunidad.

Pero también hay temas para rescatar: David Ospina monstruoso, de caricatura, de juego de video, el mejor arquero de América, de nivel mundial, sin mucha prensa, en el único gol recibido, de Salomón Rondón, le faltó técnica en el desplazamiento, ahora su club el Arsenal le dio de regalo llevarle al Checo Petr Cech, tamaña competencia. Para muchos James fue un fiasco, para mi tuvo una gran actitud en el querer jugar, buscar alguien que hable su idioma, nunca lo encontró, hay que ubicarlo de transito libre, sin tantas obligaciones defensivas y con socios, él no es solista, no es Maradona, ni Pelé para resolver de manera individual un juego, los dos centrales maravillosos, sostuvieron al lado de su arquero una lluvia de ataques especialmente argentinos, Sánchez y Arias son piezas muy útiles, jugadores poli funciónales. Son un gran activo para Colombia y si se buscan variantes en la fase ofensiva se puede maximizar el gran talento de nuestros goleadores, materia prima hay como nunca antes, la eliminatoria es más lógica…la palabra la tiene don José quien es el responsable de buscar, preparar y orientar a los jugadores en la cancha.

La Argentinidad 
En esta Copa América de 12 selecciones, 6 de ellas eran orientadas por argentinos, y esto no es casualidad, en un país dónde el fútbol es religión también es una industria sin chimenea. En el país de Gardel y el obelisco la profesión de entrenador existe, también para preparadores físicos, psicólogos deportivos y formadores de fuerzas básicas, ellos hace muchos años entendieron que el negocio del fútbol requiere de gente altamente capacitada en todos los frentes. La diferencia con Argentina no solo es abismal en la cancha, acá cualquiera es Técnico, Árbitro, Directivo y Periodista… hemos avanzado pero seguimos lejos de las potencias del mundo. Abrazo de gol!!!!

Diego SalazarPor: Diego A. Salazar Valencia
Twitter: @DiegoSalazarV9

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.