Deporte Risaraldense

Ceremonia para desahogar problemas

Risaralda en el desfile inaugural de los Juegos Nacionales 2015

La otra opinión

 

Ibagué tuvo todos los problemas del mundo para tener los escenarios a punto, algunos de los cuales no pudo terminar y por eso algunos deportes volaron a otros lados. Y en medio de la indiferencia general y cierto resquemor de sus habitantes contra su alcalde, a quien le echan toda el agua sucia, preparó la ceremonia inaugural de los XX Juegos Nacionales.

Para quienes no lo saben vale sacar esta ‘perla’ del pasado: Ibagué celebró este mismo evento en 1970. Al final cumplieron… pero ‘seis años’ luego de la fecha prevista, pues inicialmente la sede le fue otorgada para 1964

Algo gratificante
En medio de tanto trago amargo, el ceremonial de apertura fue una deliciosa combinación de música, danza, artes escénicas y protocolo que agradó a todos los asistentes, aunque el estadio no se llenó

Nada de majestuoso pero si fueron dos horas como para echar al olvido todas las malas noticias que previamente generaron las obras de los Juegos. Un programa entretenido, bien mezclado y con mucho color musical. La verdad, el acto se mereció el aplauso. La presencia de la comunidad indígena de la Sierra Nevada y el instante del pebetero descendiendo sobre la grama del estadio desde un helicóptero sostenido emocionaron al público.

Desplante y silencio
El presidente Santos no asistió al evento inaugural, prefirió esconderse inaugurando obras para los Juegos en El Espinal y otro municipio sede. Dejó la sensación de sufrir el miedo escénico de los gobernantes en deuda ante un público masivo, pero no entiendo, pues su administración apropió todos los recursos para las sedes, Otro asunto es que éstas no hubieran cumplido.

Quien sí fue consciente de su rabo de paja fue el alcalde de Ibagué. Asistió pero no habló como debió ser. Cuando llegó, lo silbaron. Y cuando el gobernador del Tolima lo mencionó, la rechifla fue general. En Ibagué no le perdonan que la ciudad no haya cumplido con los escenarios. Y son muchos, muchísimos los señalamientos que le hacen. Acá no lo quieren.

Acabaron con los Juegos
Las decisiones de nuestros últimos mandatarios de repartir los Juegos en más de una sede, como torta de cumpleaños para satisfacer los apetitos politiqueros y para estar bien con todos, acabaron el espíritu de los Juegos Nacionales.

Salvo el 2004 que tuvo un tinte regional con Bogotá y sus alrededores, no tiene justificación de ninguna índole que los Juegos del 2000 hayan sido en Pasto-Tunja y alrededores, los del 2008 en Cali y San Andrés, los del 2012 en Cúcuta, Popayán y Montería.

Como decían los bolicheros a quienes no les hizo ninguna gracias que trasladaran su torneo de Ibagué a Cali… esto es como un campeonato más.

Pero, más grave aún… sedes sin ninguna infraestructura confiable. Para la muestra un botón: ayer no se pudo conocer nada de los resultados de voleibol playa en Bahía Solano, pues estuvo todo el día incomunicada.

Es hora que todos los actores del deporte, incluyendo a la prensa, deberíamos presionar para que los Juegos se concentren en una sola ciudad o en una región con identidad propia como el Eje Cafetero. Y que ofrezcan garantías.

 

ocampo.jpgPor Hugo Ocampo Villegas
En Twitter: @hovi55

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.