Deporte Risaraldense

Dos grandes acontecimientos

En lo recorrido del presente mes, han transcurrido dos hechos que quiero resaltar no solo por su connotación social, sino también por la cercanía personal que de alguna forma me hicieron testigo vivo, privilegio de pocos.


Silvio González Mora (q.e.p.d)
Claro que no pretendo resaltar la calidad de su pluma periodística, de eso ya se han encargado, por estos días, los eruditos en la materia, solo resaltaré su calidad humana.

Tuve el placer de ser su compañero de trabajo en la Junta Administradora Seccional de Deportes de Risaralda “Jundeportes”, Ustedes recuerdan cuando funcionaba en la calle 23 con carrera 7ª, una edificación que hubiese servido perfectamente para filmar las Hermanitas Calle y que hoy funciona en la Villa Olímpica como la Secretaría de Deportes de Risaralda, un poco más moderna, por cierto.

Llegar a Jundeportes y estar compartiendo la misma oficina de aquel viejo querido, que era el hombre más representativo del deporte veredal, no dejaba de causar cierto respeto y admiración; pero a medida que pasaban los días, su calidez y trato de “compañerito” que era su sello particular de presentación, era un signo inequívoco, que pese a su recorrido periodístico, se dejaba ver como un hombre cálido, sencillo y confiable, como lo pude evidenciar en el transcurso de los años y como así lo sintieron los demás compañeros de esa oficina por aquel entonces, Carlos Danilo Zapata y Alejandro Guzmán.

Pese a su seriedad no faltaba aquel que quería jugarle bromas y lo calificaba como el terror de las gallinas del campo; pero claro, era tan querido en las veredas que su sola presencia en los cafetales de Risaralda era la causa más especial para que aquellos campesinos le brindaran el “sancochito de gallina” y bien merecido lo tenía.

Lo acompañé en varias caravanas deportivas, la que más recuerdo aquella celebrada en Irra, Quinchía, donde el gran número de indígenas participantes en diferentes actividades dimensionaban el gran poder de convocatoria de Silvio González, un plato envidiado por cualquier político en esta época.

Tuve el privilegio además de conocer su casa, su familia, su esposa sus hijos, familia que heredó su calidez y sencillez de una manera exacta y a quien hoy, les quiero acompañar en su dolor. Ha partido un grande del periodismo pero su mayor legado fue su gran honestidad y don de gente, que hoy pocos pueden dejar.

El Escorpión de René Higuita
Era el mes de Septiembre del año 2008, René Higuita era el arquero oficial el Deportivo Pereira y por esta razón, hasta esta ciudad, se desplazó un grupo de periodistas desde los Estados Unidos, comandados por Sebastian Pérez Ferreiro, periodista Argentino pero quien prestaba sus servicios a la revista Sport Ilustrated. Su objetivo, entrevistar a José René Higuita y lograr una foto actual haciendo la jugada del Escorpión para conmemorar un año más de aquella jugada histórica en la cuna del fútbol mundial. Se hospedaron en el hotel Castilla Real, contiguo al Centro Comercial Marbella, lugar en el cual contaba con mi oficina como profesional en derecho.

Pero primero lo primero, caída la tarde de un día jueves de septiembre de 2008, René me pidió que lo acompañara a comer en el Restaurante Mediterraneo por la Circunvalar, ya que debía de atender una cita con un grupo de periodistas que pretendían entrevistarlo.

Pasada las 6 de la tarde llegó Sebastián Pérez Ferreiro y de una manera clara y concisa manifestó la intención de la entrevista y hacia dónde estaba direccionada, lo demás fue charla y comida.

De la charla le quedó claro a Sebastián Pérez, que no tendría ningún inconveniente con la entrevista, pero era claro que la jugada del escorpión, René no la haría de nuevo, situación que causo una evidente frustración a Sebastián. La entrevista se acordó realizarla hacerla en mi oficina al día siguiente viernes, pasada las 6 de la tarde.

Al día siguiente, pero en horas de la mañana me visitó en mi oficina en Marbella, el grupo de periodistas, allí Sebastián me pidió de manera especial e insistente que convenciera a René de la importancia para la revista de lograr esa foto.

Sin contar con la autorización de René pero consciente de la calidad humana del Loco, le indique a Sebastián Pérez que se desplazara con todo su equipo al Estadio Hernán Ramírez, sitio donde René entrenaría con el Deportivo Pereira como preparación al partido que el día Domingo se realizaría contra el equipo de los Millonarios. La cita sería a las 3:00 p.m.

No fue fácil, nos tocó esperar que finalizara el entrenamiento, René cansado, sudoroso y para colmo, como muy pocas veces, de mal genio. Sin que el notara la presencia de los periodistas lo abordé para insistirle de la importancia para ellos de lograr la foto, que pretendían para la portada. Inicialmente fue enfático y me dijo que no era posible. Fui insistente y le puse de atenuante el gran viaje que ellos habían hecho desde Estados Unidos sólo para esa entrevista.

A los 15 minutos y tras devolverme un poco cansón con mi insistencia, finalmente accedió, la alegría de los periodistas se evidenció y un abrir y cerrar de ojos, en el arco del costado sur del Estadio Hernán Ramírez, se encontraba instalado todo el equipo de alta tecnología, necesario para lograr la mejor foto del Escorpión actualizada, foto que sirvió de portada a la revista “SI Latino”, edición Octubre y Noviembre del año 2008.

Sebastián logró que los directores de la revista autorizaran su estadía en Pereira, inclusive hasta el día domingo para asistir al partido Deportivo Pereira VS Millonarios donde lograron un informe más completo para su trabajo periodístico.

De esta modo el estadio Hernán Ramírez Villegas, como muy pocos conocen, se convirtió en el segundo templo del Escorpión del grande y loco René Higuita.

 

Por: Jairo Ramírez Galeano 

jairo.jpg

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.