Deporte Risaraldense

¿Estamos preparados para la liquidación?

Me dice el abogado y periodista Oscar Jaime Alzate, que para el mes de diciembre debe estar lista la liquidación de Corpereira –la entidad que maneja al Deportivo Pereira-. Me pregunto: ¿Estamos en la ciudad preparados para afrontarla?. Y, a qué manos irá a parar la ficha ‘matecaña’ en la Dimayor?.

Pensando que lo mejor para la divisa futbolera de la ciudad es ‘borrón y cuenta nueva’, estamos asistiendo pasivamente a un desenlace esperado. Pero, seguiremos cruzados de brazos sin hacer nada para la post liquidación?.

¿Habrá subasta?
Los que saben, afirman que la suerte del equipo va camino a la subasta. Y como preguntaba antes, ahora parodiando el disco de Marbelle… ¿A dónde irá el Pereira, quién sabe a dónde irá?.

Con la ficha o con el producto Deportivo Pereira, llámenlo como quieran, se quedará el mejor postor, el que más plata ponga sobre la mesa. ¿Y quién o quiénes estarán detrás de esa oferta?. Asunto para la agencia de detectives que promociona sus servicios con un ‘buscando la verdad en medio de la oscuridad’.

Porque, en medio de este proceso, hay muchos interrogantes y el primero de ellos es ¿por qué el liquidador reside en otra ciudad –Manizales, para ser más concreto- si el régimen para los auxiliares de la justicia señala que debe estar domiciliado en el territorio jurisdiccional donde debe cumplir su función. O acaso, ¿será que ninguno en Pereira se le midió?

Incluso, dicen algunas lenguas, que el señor liquidador tiene buenas relaciones con un dirigente del fútbol que manejó con muchas sombras al Once Caldas y que no está muy bien referenciado en tierra manizalita, el cual está interesado en hacerse al derecho que el Deportivo Pereira tiene en la Dimayor.

Y la otra pregunta es…. ¿El aterrizaje de las Águilas Doradas en Pereira habrá sido de emergencia por sus líos con el alcalde de Itagüí, o estaba en su plan de vuelo como destino final el estadio de la Villa Olímpica, con fin premeditado?

Hora de poner la cara
Las fuerzas vivas de la ciudad -me refiero a sus autoridades, a sus dirigentes más connotados, a su clase política, a los gremios, a los medios de comunicación, etc.- deberían estar preparadas para el ‘post conflicto matecaña’.

Y le corresponde al alcalde de la capital liderar una iniciativa para procurar que el Deportivo Pereira siga vivo entre nosotros, para que la famosa ficha no sea negociada y ‘vuele’ a otro susodicho ‘nido’, para que la logia de la Dimayor respete el derecho que tiene la ciudad adquirido en 70 años de historia de la divisa ‘matecaña’.

ocampo.jpgOpinión de Hugo Ocampo Villegas
Periodista deportivo

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.