Deporte Risaraldense

Giménez y los Tres Mosqueteros

El concepto claro

“El fútbol, para ser serio, tiene que ser un juego” Dante Panzeri

 

Entre marzo y julio de 1844, el novelista y dramaturgo francés Alexandre Dumas, escribió la novela Los Tres Mosqueteros,  donde relata las aventuras de un joven de 18 años llamado D’Artagnan (Giménez), que viaja rumbo a París para convertirse en mosquetero. D’Artagnan no es uno de los mosqueteros del título, si no que sus amigos Athos (“Juancho” Ríos), Porthos (“Leo” Castro) y Aramis (Camilo Hernández) amigos inseparables que viven bajo el lema “uno para todos, todos para uno”. Juntos sirven al rey Luis XIII (Hernán Lissi) y enfrentan a su primer ministro, el Cardenal Richelieu (Real Cartagena) y a sus agentes Milady de Winter (Bucaramanga) y el Conde de Rochefotr (América) para así resguardar el honor de la reina Ana de Austria (El ascenso a primera división).

Estos mosqueteros han hecho del Hernán Ramírez Villegas un territorio inexpugnable, batiéndose a duelo con grandes espadachines como Cartagena, América de Cali y Deportes Quindío, sin ninguna duda el Paraguayo Giménez es el actor principal de esta novela, quién no necesita 90 minutos para conquistar a la doncella (el público) y salir ovacionado. Para resguardar el honor de la reina faltan librar numerosos duelos hasta el mes de noviembre, pero en el ambiente deportivo y administrativo se nota que no va a ser fácil derrotar, por lo menos en su casa, a este grupo de amigos mosqueteros que cumplen al pie de la letra el lema “uno para todos y todos para uno”-

Espadachín Debutante
Le dicen “cucho” y es el futbolista más joven, en toda la historia, en debutar con la amada camiseta roji-amarilla. Nació en el Barrio Cuba y saltó a la cancha con  15 años, 11 meses y 14 días, el próximo 20 del presente mes cumplirá 16 años. Figura de todas las selecciones Risaralda, desde infantil hasta la actual juvenil clasificada con honores a los próximos Juegos Nacionales. Es un volante ofensivo que actúa indistintamente por banda o por el centro en una línea de tres. También lo puede hacer de media punta, goleador y eximio pase gol. En el juego contra Quindío buscó siempre al “exterminador” Leo Castro hasta que le dio un exquisito pase-gol. Que lo celebró a rabiar con los hinchas en la tribuna sur. Tiene un gran futuro: debutó con personalidad, carácter y con una tranquilidad pasmosa, no arrugó ante las múltiples falta del  rústico medio-centro Paz. El próximo domingo esperamos verlo ante el Real Santander así vuelva su ídolo el mosquetero Cárdenas, sería bueno verlos juntos.

¿Y el equilibrio?
A cada señor cada honor: el técnico Argentino por el momento pasará a la triste historia del Deportivo Pereira por darle la oportunidad a un chico de 15 años de debutar en la primera división, creo que es por convicción no por romper un récord. No sé si un técnico nacional o aun un Pereirano lo habría hecho, bien es sabido que Pereirano come Pereirano, hay que reconocer que se la jugó y el chico le respondió. Ahora en cuanto a su manera de ver el fútbol, la cual es muy respetable, ni más faltaba, ha manifestado sin ambages que lo suyo es correr riesgos y al que no le guste de malas. Bueno, en nuestro país somos más de buscar el equilibrio y si me apuran de priorizar el cero en nuestro arco, así crecimos y nos cuesta aceptar otro modelo o idea de juego, por lo visto el lunes habrá que visitar a un cardiólogo, el fútbol al que más goles haga es mas de solteros y casados que de profesionales. ¡Abrazo de gol!

Diego SalazarPor: Diego A. Salazar Valencia
@DiegoSalazarV9

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.