Deporte Risaraldense

La ‘Santa’ bendición de José Fernando

Esta campaña del Pereira versión José Fernando Santa me recuerda aquella del arranque del torneo de 1988, cuando la dupla Dizz – Vasco se hizo cargo del equipo a una semana de su iniciación, con un plantel fusionado a última hora y condujeron en medio del total escepticismo al cuadro ‘matecaña’ a una sorprendente campaña en el Apertura. Lo malo fue que después llegó Comesaña y acabó con todo lo bueno. Más grave: en pleno Finalización se fue y dejó tirado el equipo.

 

Volvamos al presente: José Fernando Santa arriesgó a venir al Pereira, conociendo de antemano todos los problemas internos de la institución y en medio de cierta perplejidad de sus más cercanos amigos, aceptó el reto. Y lo ganó.

 

Su éxito

Santa y su equipo de trabajo -su asistente Marco Barrios y su preparador físico Andrés Felipe Gutiérrez-  arrancó con un equipo de bajo perfil por el que nadie, absolutamente nadie daba un peso.

 

Supo compenetrarse con el plantel –Barrios y Gutiérrez han jugado un papel fundamental en ello- y los jugadores terminaron comulgando con sus propósitos. Sin muchos refuerzos, echando mano de lo que había y dándole oportunidad a los jugadores jóvenes de la cantera, hizo del Pereira un equipo competitivo para el nivel del torneo de la B, para estar metido entre los ocho, acercarse a los primeros lugares y clasificar de manera anticipada.

Este Pereira de Santa es un equipo equilibrado en sus líneas – tiene la mejor defensa y el cuarto ataque en efectividad-, rendidor sin ser brillante, productivo. Independiente de lo que suceda en los cuadrangulares, el trabajo de José Fernando con el equipo es de resaltar, sobreponiéndose a las difíciles situaciones internas en la parte administrativa.

Seamos francos: Pereira, al comenzar el año era una papá caliente y por eso debemos agradecer que Santa y su cuerpo técnico hayan decidido arriesgar con tamaño compromiso.

Histórico

Las últimas tres quincenas las pagaron muy cumplidamente en el Deportivo Pereira. De escuchar y dudar. Pero, es así: el liquidador ha cancelado en forma oportuna los salarios en la institución. Y no sólo los sueldos… ¡están pagando los premios!.

Una fuente me asegura que el ingreso por el porcentaje de Izquierdo no se han destinado para cubrir los compromisos laborales y que para ello se han utilizado los recursos ordinarios provenientes de la Dimayor, entonces me surge la vieja pregunta del millón: Si el liquidador ha dado estabilidad a los pagos con lo que llega de la Dimayor , ¿por qué el señor Álvaro López no cumplía?. Muy seguramente muchos de esos pesitos se iban rodando para Promasivo. O, ¿no?

¿Cuánto hacía que en el Deportivo Pereira no se pagaban al día las quincenas?. Me dicen que salarialmente los dos últimos años y medio han sido una tortura.

 

 COLUMNA DE OPINIÓN DE HUGO OCAMPO VILLEGAS

ocampo.jpg

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.