Deporte Risaraldense

La verdad del Camerino

El concepto claro

“El fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales” Eduardo Galeano

Muchas situaciones en la vida tienen doble y hasta triple discurso y por supuesto el fútbol no es la excepción. La vida, la política, el deporte tienen códigos que todos conocemos. Hay que interpretar y saber leer entre líneas y en este orden de ideas el técnico de fútbol debe dar declaraciones “políticamente correctas” así las cosas, se deberían abolir las ruedas de prensa después de los partidos ya que son un insulto a la inteligencia del aficionado y el periodista que termina preguntándose: ¿qué partido vi? en el camerino jugadores y cuerpo técnico se dicen las verdades y luego salen a los micrófonos y se ponen el casete. Para la muestra este collar de perlas del técnico Lisi que escuchamos el domingo luego de la victoria ante Real Santander:

Sobre Carlos Sinisterra afirmó: “Es un extremo muy interesante, es un jugador extremadamente desequilibrante, sostiene la subida de los laterales y le da muchas variantes al equipo a favor de lo colectivo” llevo varios años viendo o sufriendo a Sinisterra y poco o nada de lo anteriormente mencionado le he visto. También tuvo palabras para la afición: “el público es muy ansioso e intolerante y nos hacen ejecutar mal, la necesidad de nombres propios llevan a los jugadores a salirse de su conducta, hay chicos que no saben manejar la ansiedad” comparto que el paladar del hincha pereirano es siempre querer que su equipo vaya hacia adelante, pero hasta intolerante noo, ¿y de cuales chicos habla? ¿Soto? ¿Ramírez? ¿Batiste? ¿Cárdenas? Por favor. También tocó a la prensa afirmando:” con el diario del lunes todos los que no están siempre toman un realce muy importante” la ausencia en la nómina de Hernández y el Paraguayo Rodríguez se criticó desde la misma lista de concentrados. Sobre el juvenil Hernández adujo” que el equipo enfrentaba un desafío donde él no tenía que ser participe, era demasiada la responsabilidad hacia él” ¿y ante el Quindío no había desafío? Sobre el paraguayo la razón fue del siguiente tenor: “su familia llegó y emocionalmente le puede afectar, no hay que exponerlo” ¿a qué? “cuando se adapte a la convivencia con su familia en otro ambiente ahí sí podrá volver” PLOP!!!! Sobre él sus dirigidos declaré “el equipo sigue manteniendo la presión y la intensidad” el domingo no lo vi. Sobre la no titularidad de Giménez argumento “es un jugador que es muy tenido en cuenta por mí, es un factor fundamental, ojalá podamos hacerlos jugar a todos juntos” y para rematar al chico Jorge Iván Posada lo calificó de volante mixto o un extremo sin gran profundidad, y que no se tiene un recambio natural para Sinisterra. Bueno como diría el filósofo antioqueño Gerardo Bedoya: “eso es lo bonito del fútbol” es muy subjetivo, de gustos y todos sabemos.

La cultura del reconocimiento y el agradecimiento
Corría el año de 1988, no recuerdo el nombre del Gobernador, ni del Alcalde, tampoco del presidente del Deportivo Pereira lo cierto del caso es que a nadie se le ocurrió hacerle algún acto de reconocimiento a un grupo de futbolistas que ganamos la única medalla de bronce para nuestro departamento en juegos nacionales, tal vez por situaciones como esta y muchas otras, además de ver como en otros países se quieren y se reconocen, decidí emprender una campaña en busca del reconocimiento y el agradecimiento, ahora es gratificante ver el estadio de tenis Santiago Giraldo, el aplauso a la selección juvenil que clasificó a los juegos, la noche de los mejores que cada año hace Acord Risaralda y la Liga de Fútbol. Si nosotros no nos queremos y reconocemos ¿Quién lo va ser? ¡Abrazo de gol!

Diego SalazarPor: Diego A. Salazar Valencia
Twitter: @DiegoSalazarV9

Fotografía cortesía La Furia Matecaña

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.