Deporte Risaraldense

LAS ÁGUILAS VUELAN SOBRE LA MISERIA DEL PEREIRA

 

Imponentes, reflejando ansias de poder y victoria vuelan las Águilas Doradas por el cielo pereirano, con deseos de formar su nido en la siempre pujante Perla del Otún. Tienen un pico grande y unas poderosas garras para levantar cualquier presa, y por eso infunden temor, por eso miran de frente para exigir, y que en cualquier parte del país se acomoden a sus requisitos para verlas volar cada 8 días.

Las Águilas quieren tener su nido en el majestuoso Hernán Ramírez Villegas, y seducen a los hinchas risaraldenses para adoptarlas y apoyarlas en un torneo de primera y la Copa Suramericana. Es una propuesta tentadora, en una ciudad donde se respira fútbol en todos los barrios, pero donde hace meses los hinchas no pueden ver a su equipo en segunda división.

El equipo del corazón de la gente, el siempre amado y famoso Deportivo Pereira, muere lentamente en un nido de miseria, alejado de la esperanza, un equipo que solo puede jugar fuera de casa donde generalmente pierde por goleada, porque de local solo puede participar a puerta cerrada cuando cumple los mínimos requisitos, porque hace poco para enfrentar al Huila, no alcanzó ni para eso y se debieron entregar los tres puntos sin ni siquiera jugar.

Por eso el temor de la noble hinchada, que las poderosas Águilas Doradas con su pico puntiagudo se lleven bien alto y tal vez para la eternidad ese cuerpo casi inerte llamado Deportivo Pereira, entierren la amarga historia para siempre, causando otro dolor profundo a los valientes seguidores que han soportado más de 70 años de humillaciones.

No va a ser fácil tomar una decisión ni para las autoridades locales ni para los hinchas, el amor del alma por un equipo no muere fácilmente, pero la realidad no se puede esconder, el Pereira administrativamente no tiene como respirar, con mucho esfuerzo y a duras penas competirá en segunda división, haciendo muy pobres campañas, y lo peor sufriendo para jugar en casa, donde en la mayoría de encuentros por gastos le conviene jugar más a puerta cerrada.

Por eso las Águilas Doradas son una tentación, una posibilidad de tener espectáculos de primera, la posibilidad de que muchos niños puedan ver a sus ídolos de la Liga Postobon, y brindarle la oportunidad a muchas personas de tener trabajo.

No podemos negar que la llegada del equipo antioqueño puede amenazar en varios aspectos al Pereira, pero es mejor esa presión para saber si verdaderamente el onceno matecaña puede salir de la miseria o está condenado a la liquidación. Es la realidad, una verdad que duele, pero que no podemos ocultar.

ALEJO.jpg

EN PALABRAS DE ALEJANDRO

 COLUMNA DE OPINIÓN DE ALEJANDRO CARDONA

COMUNICAR SOCIAL PERIODISTA DEPORTIVO

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.