Deporte Risaraldense

Los clubes itinerantes de la Dimayor

A propósito del caso de Águilas Doradas, de un tiempo para acá se están volviendo de moda los clubes itinerantes en el seno de la Dimayor, sin sentido de pertenencia por una ciudad y una afición. Que cuales circos, se instalan anunciando su espectáculo y cuando ya no dan más, desarman carpas y se van.

Y fue justamente por estos lados donde los clubes de la B y luego de la A empezaron a campear por diferentes estadios. El primero de ellos el famoso Depor de Merheg que nació en Pereira. Luego fueron el Chicó, el hoy llamado Jaguares y las Águilas.

Pero, también hay otros que conservando su sede tradicional cambiaron de manos y fueron a parar a otras ajenas al querer y sentir de la localidad. Un fenómeno que empezó a hacerse visible también en Pereira –manejado primero desde Medellín y luego desde Cali- y que hoy sufre el Quindío, cuyo presidente señor Ángel amenazó con llevárselo para Cartago.


Sus historias

El Depor de Merheg vio la luz en Pereira, luego de su pasajero devenir como dirigente del Deportivo Pereira. Obvio, frente a ciertos sucesos, acá no cabía y se refugió en Cartago. Era el año 2005. Después lo vendieron y se trasladó con el mismo nombre a Jamundí (2006/08). Y en el 2009 se fue al Distrito de Aguablanca en Cali, retornando en el 2010 al Cacique Jamundi. Ahora juega en el Pascual Guerrero.

El Bogotá Chicó de Pimentel se transformó después en el Boyacá Chicó, trasteándose de la capital del país a Tunja. Ha sido el más afortunado. Le sentó bien el clima boyacense.

Pero, un ejemplo de verdadera trashumancia lo es el actual Jaguares. Veamos: el club de Nelson Soto primero fue el Girardot FC, luego el Deportes Palmira, más tarde el Pacífico FC en Buenaventura y en uno de sus típicos arranques decidió trasladarlo de costa, se fue al norte, primero a Sincelejo con el Sucre FC y ahora está en Montería con las garras de Jaguares.

El corto vuelo de las Águilas
La historia de Águilas Doradas es reciente: su presidente se peleó con un alcalde en Itagüí y lió bártulos para venirse a Pereira, donde anunció un proyecto por cinco años que, al parecer, solo duró para siete meses. Su estadía aquí ha sido polémica, reconociendo algunos beneficios que a la capital le reportó volver a ser escenario del fútbol de la A.

¿Por qué no pudieron hacer su nido en Pereira?. Para mí, por tres razones: una, pretendieron tomar el lugar del amado ‘matecaña’ en la A; tal vez les hubiese ido mejor si hubiesen vendido la idea de otra alternativa futbolera para la ciudad. Dos, intentaron ganar adeptos, pero en su nómina de jugadores no había un solo pereirano y la escuela de formación fue solo un soporte para justificar los millonarios y criticados recursos que le dio la Alcaldía de Pereira. Y tres, las Águilas llegaron con la arrogancia de creer hacernos un favor inmenso, sin reconocer que acá les abrieron las puertas para solucionar su desarraigo de Itagüi.

El dato
El gran beneficiado con el retiro de Postobón del patrocinio de los campeonatos de la Dimayor fue el ciclismo. Volvió el nuevo ‘team’ del Manzana.

 

ocampo.jpgPor Hugo Ocampo Villegas
Twitter: @hovi55

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.