Deporte Risaraldense

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

Pereira es considerada una de las ciudades más importantes de nuestro país, con una gran proyección, un especial interés inversionista, un importante crecimiento urbanístico, de gran impulso comercial y un capital humano invaluable. ¿Por qué todo eso no se refleja en los equipos profesionales?

Una vez tuvimos equipo de baloncesto, pero lastimosamente el quinteto matecaña no duró mucho y no solo su participación fue efímera sino que además dejó una triste imagen de desorganización e incluso algunos de sus directivos literalmente se tuvieron que ir de la ciudad a raíz de esos malos manejos.

Tampoco pudimos con el equipo de fútbol de salón. A pesar de la muy buena intención de un grupo de jóvenes directivos es un proceso que no se ha podido consolidar y cuando participan lo hacen en medio de todo tipo de dificultades. No cuentan con patrocinios y ni siquiera un sitio dónde jugar, porque cada vez que llueve la cancha del Coliseo Mayor se inunda y les toca como “judío errante” buscar otros escenarios.

Y si de “judío errante” se trata no fue menos penosa la participación del equipo profesional de fútbol sala. Además de Pereira tuvo que jugar en Dosquebradas, pero al igual que los casos anteriores, el balance en lo económico y en lo deportivo solo dejó saldos en rojo.

Y para completar este lindo panorama están los dos equipos de fútbol.

El Deportivo Pereira, que sigue en proceso de liquidación, con una lucha de poderes intestina que solo agrava la crisis de resultados y la estabilidad que se requiere. La penosa presentación en el cuadrangular en Bogotá evidenció que dentro y fuera de la cancha el tema sigue siendo complejo. En la mitad queda la afición que sigue guardando la ilusión que algún día su equipo del alma quede campeón de algo.

Y termino con las Las Águilas Pereira, el equipo de Primera División que aún no se gana el corazón de los pereiranos y está bastante lejos de conseguirlo. A pocos días de iniciar el torneo no se sabe si va a jugar aquí. Increíble pero cierto. El Presidente y dueño, mantiene una actitud amenazante (la misma con la que llegó) que si no le dan los patrocinios se lleva el equipo y ahora también le incluyó que le deben hacer una rebaja sustancial en el alquiler del estadio.

Mientras otras ciudades cuentan con mejores estructuras deportivas y organizativas, nosotros seguimos quedando rezagados y dando claras muestras que aún estamos muy lejos de alcanzar ese nivel.

Por ahora seguiremos con escenarios subutilizados, pelea de “perros y gatos” entre directivos, malas campañas, pobres asistencias, mala imagen, procesos mediocres, demandas y un lánguido panorama y la única alternativa es ver jugar a los demás por televisión. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

 

hector santanaPor: Héctor Santana Monsalve
hectorsantana2004@gmail.com
Director de Deporte Risaraldense 

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.