Deporte Risaraldense

Santiago nos hizo vibrar de nuevo

Solo imaginarlo con el monumental trofeo en sus manos me provocó una emoción interior. No se pudo, pero como el mismo tenista lo dijo, pese a la derrota fue una semana muy especial para el risaraldense Santiago Giraldo, quien se reencontró con su mejor tenis en el Torneo Conde de Godó de Barcelona. Si perdió la final ante Kei Hishikori (top 17 ATP) fue por una sola razón: al frente se encontró con un oponente de mucha jerarquía, a quien Giraldo sólo ha podido vencer en uno de siete juegos.

Santiago debe sentirse no sólo tranquilo sino muy satisfecho por su desempeño y nosotros, sus seguidores, encantados con lo que hizo en el torneo de mayor prestigio y tradición de los ATP 500, un escalón abajo de los master 1.000. Una actuación que le significará un ascenso de alrededor de 20 peldaños en el ranking ATP y que lo acerca a su mejor figuración, que es a la vez de tenista colombiano alguno, que fue el puesto 39 en el ranking ATP, en el 2012.

Si, para recordarla
Reiteremos en ese sentimiento que exteriorizó Santiago cuando recalcó en que había sido una semana muy especial para él. Y es verdad.

No sólo por haberle ganado en semifinal al español Nicolás Almagro (top 20) que venía de ganarle nada menos que al número uno, Rafael Nadal. Suficiente para contextualizar la categoría de Almagro. También porque en su tránsito rumbo a su primera final ATP 500 -y la segunda en su récord personal pues en el 2011 fue finalista en el ATP 250 de Chile-, dejó a otros encopetados adversarios en el camino como el italiano Fognini (top 13) y el alemán Kohlschreiber (top 26).

Pero mucho más porque ‘Santi’ está recuperando ese nivel que tuvo ante de la enfermedad que lo llevó a una intervención quirúrgica y que lo obligó a parar justo cuanto estaba pasando por un excepcional momento, ese que lo llevó al puesto 39 ATP. Y me apoyo de nuevo en sus palabras: a sus 26 años está en adelante para grandes cosas. Y de seguro podemos esperar mucho más en esta su segunda época tenística, a la que llega con renovados bríos.

De la final
Nos entusiasmamos cuando de entrada Santiago le rompió el saque a Hishikori y se puso 2-0 arriba, pero el japonés fue luego un tsunami que arrasó con ‘Santi’ en la cancha con su velocidad de piernas para llegarle a la bola donde parecía imposible, con su excelente capacidad de devolución de los saques y con su inteligencia para controlar el revés, el mejor golpe de Giraldo.

De pronto el 6-2, 6-2 luce muy amplio para una final de tan alta estirpe como ésta que significó el primer título de este rango para el japonés, algo que ilusionábamos para Santiago. Pero, a pesar que en el primer set terminó desesperándose, la satisfacción

Gracias a Dios
Sí, gracias a Dios Santiago Giraldo nos obligó a pegarnos nuevamente del televisor para seguirlo de cerca, nos hizo vibrar y entusiasmar. Gracias a Dios para distraernos al menor por una semana y olvidarnos de la desdicha que nos provoca la gran tragedia que vivimos con el Deportivo Pereira.

ocampo.jpg

 

Columna de Opinión
Hugo Ocampo Villegas

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.