Deporte Risaraldense

Alejandro Piedrahita, la estrella juvenil

Cortesía Dimayor.

Alejandro Piedrahita, de personalidad tímida e introvertida, con tan solo 17 años se posicionaba como una promesa del fútbol risaraldense, pues a pesar de su corta edad, en la Copa Ciudad Pereira del 2019, salió campeón con el Deportivo Pereira sub-20, además fue galardonado con el premio de mejor jugador juvenil del torneo.

Piedrahita, nació en Cartago, Valle del Cauca, el 3 de septiembre del 2002, creció junto a su familia en una vereda cercana a Anserma, Valle. Su amor por el fútbol surgió gracias al empeño de sus padres, cuando desde niño lo llevaban a las canchas y le inculcaban valores como la responsabilidad, la disciplina y, por supuesto, la pasión por el juego de la pelota.

Sus inicios

Alejandro llegó a la ciudad de Pereira a los 12 años, luego de haber militado en el equipo de Comfandi Cartago. Cuando llegó a ‘La Perla’ se instaló en el Club Deportivo El Diamante, bajo la dirección del profesor Carlos Mesa, y durante varios años recorrió todos los torneos juveniles del fútbol aficionado del departamento de Risaralda. Hasta que en el año 2019 se vinculó a las fuerzas básicas del conjunto ‘Aurirojo’. Disputando la Copa, Alejandro fue incluido en el primer equipo gracias al recordado cuerpo técnico encabezado por los gauchos Néstor Oscar Craviotto y Pablo Bidde.

La previa

La noche previa al partido en el cual Alejandro debutaría como futbolista profesional estaba tranquilo, cenó y se durmió temprano como todo un deportista responsable, a la mañana siguiente los nervios empezaron a decir presente, el reloj cada vez se acercaba más a la hora de su salida hacia el imponente y hermoso estadio Hernán Ramírez Villegas.

Durante su recorrido del apartamento, que comparte con el profe Mesa, a la Villa Olímpica, sector de Pereira donde se encuentran la mayoría de los escenarios deportivos, como el velódromo, el campo de tiro con arco y el coliseo de combates, Alejandro iba acompañado por Cristian, hijo de Carlos Mesa, y relata que en la entrada del estadio la felicidad y la nostalgia dieron paso al llanto; fue una emotiva y efusiva despedida temporal.

En el camerino, el D.T Néstor Craviotto, cincuentón de rostro arrugado, exfutbolista argentino que le había devuelto la alegría al pueblo pereirano de ver a su ‘Furia matecaña’ de nuevo en la Primera División del FPC (Fútbol Profesional Colombiano), instruía y aconsejaba al juvenil, al igual que sus compañeros más experimentados, entre ellos destacan los nombres de Jhonny Vásquez, Danny Cano, Michael Ordóñez, Jonathan Lopera y Mauricio Casierra, futbolistas de larga trayectoria y con un inmenso número de partidos disputados a nivel profesional.

La presión que se siente antes de un partido de la Copa colombiana puede ser mínima, y más ante un rival liviano como Tigres F.C, pero para un juvenil que apenas lo está viviendo por primera vez esa presión genera un nerviosismo acelerado. El camerino no se detiene, los médicos y kinesiólogos ultiman detalles indispensables para los jugadores, como los vendajes y la hidratación; el preparador físico tiene la tarea de dejar lo suficientemente preparado y caliente al onceno titular; y el entrenador no para de arrojarles conceptos tácticos y recordarles el trabajo de la semana a sus dirigidos.

Las cábalas en el fútbol son como el pan y la mantequilla, uno no sería lo mismo sin el otro, y Alejandro, como típico futbolista, tiene la costumbre de arrodillarse en el vestuario y orar a Dios para que todo le resulte bien durante el partido. Es su mayor acto de devoción y tranquilidad, pues afirma que sin haberlo realizado previamente siente que no juega bien, que es más propenso a la duda y al error.

El debut

Mientras se dirigía hacia el terreno de juego, Piedrahita recordó los momentos más difíciles que tuvo que cruzar y superar para llegar a donde estaba. Al entonar el himno nacional, las lágrimas aparecieron, el sentimiento lo invadió, fue inevitable. Minutos más tarde, disputando su primer partido como profesional versus el equipo felino, Alejo trataba de esconderse de sus compañeros, estaba inseguro y temía recibir el balón, pero poco a poco se fue mostrando y se llenó de valor a la hora de disputar cada jugada en la grama del vacío fortín matecaña.

Dicen las personas que “lo difícil no es llegar, es mantenerse”, y Alejandro a pesar de que ya cumplió el anhelado sueño de cualquier joven futbolista, es consciente que debe seguir luchando para hacerse a un lugar importante en el fútbol profesional, y por eso tiene como objetivo llegar al fútbol argentino para tratar de fortalecer su carrera y dar el gran salto hacia una liga de élite europea.

La consagración

Piedrahita, quien actualmente ocupa la posición de volante ofensivo en el cuadro matecaña, tuvo un destacado y regular rendimiento en el primer semestre de Liga Betplay Dimayor 2021, gracias a eso recibió todo el respaldo del entrenador Alexis Márquez y de su compañero Rubén Darío Zapata, pues en la mayoría de los partidos, incluyendo los más complejos, el exarquero pereirano se decidió por el juvenil, por encima de otros jugadores con mucha más experiencia en el rentado nacional.

En el partido contra el Deportivo Independiente Medellín, correspondiente a la jornada 17 del campeonato nacional, Alejandro marcó su primer gol como profesional, tras vencer el arco del portero Andrés Mosquera Marmolejo con un contundente remate de pierna izquierda. El encuentro finalizó uno por cero, y gracias al valioso gol del número 19, los aurirojos obtuvieron los tres puntos que fueron vitales para lograr el objetivo de mantener la categoría. Después del partido todas las miradas y los halagos estuvieron sobre el volante de 18 años, que sin duda alguna había sido la gran figura de la cancha para todos los hinchas, periodistas y simpatizantes pereiranos.

Su presente

Cortesía.

Hace pocos días se conoció la convocatoria de la selección Colombia Sub-20 para el microciclo que se lleva a cabo en la Sede Deportiva de la Federación Colombiana de Fútbol en Bogotá desde el pasado 13 de mayo, y que culminará el 24 del mismo mes, con miras al Sudamericano que se disputará este año en Venezuela. Arturo Reyes, seleccionador nacional de dicha categoría, incluyó en su lista a Piedrahíta, esta es otra gran muestra del excelente progreso y de la evolución futbolística que ha tenido el cartagüeño.

“Esta felicidad tan enorme espero compartirla con ustedes, con mi familia… espero seguir dándola toda, entrenarme cada día más duro, y salir con toda al microciclo para ser llamado a la fase final y representar a Pereira y a la hinchada matecaña”, afirmó Alejandro.

El muchacho serio y tímido que en alguna época pasada llegó a Pereira con la ilusión de jugar en un buen equipo al fútbol, cumplió la meta que se trazó, que tanto soñó, y batalló por alcanzar. En la actualidad, Alejo, tras haber sido el jugador revelación del onceno pereirano en el pasado campeonato, se prepara para afrontar el segundo semestre de la liga colombiana, en la cual nuevamente tendrá que luchar junto a sus compañeros para salir de la zona del descenso y así poder consolidar un equipo más competitivo, y sobre todo ambicioso, con el propósito de aspirar por los primeros puestos y, por qué no, soñar con conseguir la tan anhelada primera estrella matecaña.

Por ahora, Alejandro no bajará la guardia en la lucha por alcanzar sus demás metas tanto a nivel deportivo como personal; seguirá su camino con la convicción de siempre y la fe de que los sueños, por más grandes que sean, con trabajo y esfuerzo se hacen realidad.

Por: Alejandro Camargo-Estudiante Comunicación Social y Periodismo Universidad Católica de Pereira.

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.