Deporte Risaraldense

A PROPOSITO DEL DEPORTIVO PEREIRA Y SU CRISIS INSTITUCIONAL!

Sobre esta crisis tan profunda e histórica que presenta Corpereira y su máximo patrimonio que es su equipo profesional de futbol, hoy en la B; con pasivos que superan los 16 mil millones de pesos, con la imposición de la Super Intendencia de Sociedades de disolverse y liquidarse, la amenaza de Coldeportes de Cancelar su Reconocimiento Deportivo y la poca credibilidad que presenta su cuadro administrativo frente la afición, no me he querido pronunciar pues considero debe prevalecer la prudencia, al fin y al cabo presté mis servicios profesionales al club por más de 12 años. De esa época solo queda un funcionario de igual trayectoria en tiempo como lo es Mario Eusse, el popular Higuita a quien le asiste también le verdad histórica del Deportivo Pereira como testigo interno de su desarrollo.

Hoy decidí opinar, al fin y al cabo el Deportivo Pereira pese a ser una entidad privada, sin ánimo de lucro, se ha constituido en un patrimonio de la ciudad, no por disposición legal, sino por el afecto y el sentido de pertenencia que despierta el equipo en la ciudad; sustraerse a este hecho es negar una filiación tan profunda como las mismas raíces históricas que me unen con la ciudad.

Muchos amigos que conocen mi trayectoria en mi condición de abogado y en particular con la legislación deportiva área en que dirijo mis servicios principalmente, me han hecho la misma pregunta en repetidas ocasiones. Qué es lo mejor para el Deportivo Pereira?.

Pues bien, hay que diferenciar que el Deportivo Pereira es un equipo profesional de fútbol y que la entidad que lo maneja se llama Corpereira, así las cosas y desde mi punto de vista el panorama es diferente, lo mejor para el Deportivo Pereira no necesariamente puede ser igual para Corpereira, pero es inobjetable que la suerte de Corpereira incide totalmente en su equipo profesional de fútbol.

Bajo esta consecuencia me limitaré a expresar mi opinión sobre Corpereira, su mejor suerte, pero sobre todo, estrictamente proyectado hacia la incidencia del equipo profesional de Fútbol, es decir, qué es lo mejor para el Deportivo Pereira en estos momentos?.

Corpereira tal como lo expresé en artículos anteriores en esta misma vitrina, carga un lastre de pasivos que se aumentan casi en un 50% por cada cambio de administración, Corpereira en otras palabras no es rentable sino para los directivos que terminan su gestión, no pierden y quedan con una acreencia en Corpereira.

Sostuve además que Corpereira perdió valiosos momentos históricos para reactivarse efectivamente, dos de ellos, primero la posibilidad de bajar los pasivos a cero con el producto de la venta de los derechos deportivos del jugador Carlos Darwin Quintero, segundo en negarse a convertirse, en su momento, en sociedad anónima; situación que le hubiese facilitado un manejo contable más transparente, con dolientes de carne y hueso, pues una mala administración, bajo esta figura de sociedad anónima, no perjudicaba a la entidad como tal.

Una entidad sin ánimo de lucro no permite ganancias económicas personales, al menos así está en la ley, es decir el directivo que decida integrar una Junta Directiva de un organismo deportivo lo hace ad-hoc, y hoy por hoy eso parece más una utopía o una realidad de otro país. La realidad entonces para los equipos profesionales de fútbol debe ser diferente, un equipo profesional de fútbol se debe constituir con capital privado, con inversionistas reales y visibles a la ciudad, con personas que recojan sus frutos o se afecten con los perjuicios al final de cada período contable.

Corpereira como muchos organismos deportivos constituidos de esta forma en Colombia, sin ánimo de lucro, deben de desaparecer para dar paso a las Sociedades anónimas no como una alternativa sino como una imposición legal y así buscar el mejoramiento del fútbol. Es igual en las empresas privadas, quién realiza una mala gestión necesariamente afecta su capital invertido.

Está demostrado que en Corpereira ningún directivo pierde; cuando el equipo está presentado malos resultados se pone en venta y lo invertido por el directivo que lo negocia, simplemente lo hace aparecer en la contabilidad como su acreencia para significar con ello que su capital no fue invertido sino prestado y como tal se lo deben de pagar.

Esa es la razón por la que aumentan los pasivos de Corpereira cada vez que se da un cambio de administración. O cuál directivo ha salido de Corpereira sin presentar acreencias a su favor?. Entra capital como inversión y finalmente, cuando le va mal, queda como préstamo. No saben nada los muchachos!.

Bueno, pero el tema es Corpereira y su realidad actual. Qué se debe hacer con Corpereira?, lo mejor: Disolverlo y Liquidarlo, pero no así, no tan sencillo como parece. Corpereira dentro del proceso de Disolución y Liquidación debe de entrar en una etapa de venta de activos para buscar la forma de pagar sus compromisos, al menos los que alcance, de acuerdo con la prelación de créditos establecida por la Ley.

Aquí pueden presentarse dos situaciones; una grave para el Deportivo Pereira, que dentro del proceso de disolución y liquidación no pueda vender su derecho de participación en el fútbol profesional que organiza la Dimayor.

Recordemos entonces que Corpereira presenta una deuda en favor de la Dimayor por más de mil millones de pesos y en garantía de pago ofrecida por Corpereira se encuentra el derecho de participación que tiene con su Deportivo Pereira en el futbol profesional Colombiano. Bueno, pues si no aparece quien compre ese derecho en Pereira, la Dimayor, gracias a su acreencia, lo recibe y es la misma Dimayor quien hace el ofrecimiento pero a nivel nacional y ahí si olvidémonos de fútbol profesional en Pereira por un buen rato, pues la Dimayor lo vende al mejor postor o a sus mejores amigos que están en Bogotá, Cali, Medellín o la costa.

La segunda opción que pienso, favorece más la ciudad, es la adquisición de ese derecho de participación en cabeza de Corpereira, a través de un organismo deportivo preferiblemente ya constituido.

Ese organismo deportivo tendría la ventaja de iniciar su participación en la B con jugadores sin deuda con la Institución, con cero pasivos, con cero demandas en curso, con cero sentencias condenatorias y con un amplio margen de funcionamiento y por qué no?, de credibilidad, al menos más superable que la de Corpereira.

Muchos otros se acogerán a una tercera opción: que Corpereira se disuelva y se liquide, que el derecho de participación que tiene Corpereira en el fútbol profesional colombiano se entregue a la Dimayor o simplemente desaparezca y que se adquiera un club u organismo deportivo profesional de cualquiera otra ciudad, se modifiquen estatutos y se traiga para Pereira., diligencia más complicada pero viable.

En todo caso me quedo con la Segunda opción. Amanecerá y veremos!, pero sea cual fuere la opción Pereira debe contar con su equipo profesional de fútbol, no tenerlo se convierte en su problema casi que de orden público.

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.