Deporte Risaraldense

Paraguayos: herencia de la hermandad

Al equipo del Deportivo Pereira siempre se le ha identificado en Colombia con la “garra” de los futbolistas paraguayos porque más de un centenar de ellos lucieron la divisa amarilla y roja en nuestras canchas. Más allá de su legado como futbolistas muchos de estos hombres se quedaron a vivir en Pereira y fundaron aquí su colonia, crearon empresa y criaron sus familias.

Un legado de solidaridad
En la llamada Guerra de la Triple Alianza, ocurrida en 1870, Colombia fue el único país que se mostró solidario con el pueblo uruguayo mientras que Brasil, Argentina y Uruguay emprendían una lucha militar contra ese país. En 1864 el secretario del Congreso de Colombia Jorge Isaacs (autor de la Novela María) firmó la resolución de respaldo de nuestro país a los hermanos de Paraguay.
El documento aseguraba lo siguiente: “Si por efecto de la guerra, el Paraguay desapareciera como nación, ningún paraguayo será paria en América con solo pisar tierra colombiana, gozará en forma automática de los privilegios, facultades, prerrogativas y derechos de colombiano”. Equivaldría esto a decir que por más que haya perdido la nacionalidad paraguaya por el destrozo que siempre causan las guerras, los paraguayos encontrarían en nuestra nación colombiana la automática adopción de su nueva nacionalidad, gesto sin precedente en el mundo de parte de un país solidario. Así que muchos paraguayos empezaron a poblar nuestro país.
La historia supo unir y enlazar los destinos de estos hombres que llegaron a Pereira en busca de un sueño de gloria, detrás de un balón. Sus vidas encontraron diversos caminos en esta ciudad que les siguió abriendo las puertas una vez abandonadas las canchas, tanto a ellos como a sus familias.
*Con apoyo del libro “Al Recio Empuje de los Titanes”, LaTarde 2013.

López Fretes
El paraguayo Cesar López Fretes, quien era conocido como “El Profesor”, mundialista en 1950 y luego Técnico del Deportivo Pereira durante 7 años, murió en esta ciudad en 2001. De él se decía que más que un entrenador fue una escuela que supo inspirar a sus discípulos. Uno de sus hijos, Lisandro López Martínez, es asesor en políticas de cultura en el Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo de Pereira. Él recuerda con entusiasmo y nostalgia la figura de su padre en la época que el Deportivo Pereira era considerado “El pequeño gran gigante del futbol
colombiano”. En una entrevista para LaTarde el hijo de López Fretes comentó:
”Yo llegué a Colombia cuando tenía un año, sin embargo recuerdo la calidez con que nos recibieron en esta ciudad y el gran afecto y respeto que la gente tenía por mi padre. Él fue el primero que abrió en Colombia la necesidad de los semilleros de fútbol para encontrar talentos. En los barrios y las canchas populares encontró jugadores importantísimos que después fueron contratados por los grandes equipos de Colombia como Millonarios o el Cali. El conocido “Kínder de López Fretes” estaba conformado por jugadores talentosos, pero desconocidos que mi papá encontraba, y cuando se volvían estrellas eran comprados por otros equipos, por eso al llegar el momento de los torneos el Deportivo Pereira no contaba con estos jugadores y el famoso Kínder nunca alcanzó los triunfos que merecía”.
”El kínder de López Fretes” fue un onceno armado a partir de juveniles surgidos de diferentes torneos nacionales, y reforzados por los aguerridos y talentosos paraguayos. Después de su fugaz paso como futbolista, el profesor regresó a Pereira en 1964 para convertirse en director técnico del equipo durante siete años seguidos. En ese momento de la historia habían llegado Miro Malca y Santiago Cabal como empresarios particulares y el municipio les entregó el equipo en arrendamiento.

Isaías Bobadilla
El exjugador Isaías Bobadilla falleció a la edad de 71 años y sus cenizas fueron esparcidas en la cancha del estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira, haciendo caso a su última voluntad. Su hijo, Alberto Bobadilla era un niño cuando su padre jugaba en el equipo del Pereira, sin embargo los recuerdos del esplendor del fútbol en esa época permanecen indelebles en su memoria: “Lo primero que se me viene a la mente es el amor que sentían por la camiseta y por la ciudad los jugadores de esa época. Más allá del dinero, en el estadio se jugaban la piel por la camiseta que defendían”. Alberto, quien es uno de los 3 hijos de Bobadilla afirma que a sus padres Pereira les recordaba mucho a su natal Asunción, una ciudad acogedora y apacible. “La calidez humana que encontraron aquí los hizo sentirse como si estuvieran en su propia casa y por eso, decidieron establecerse en Pereira”.

Aurelio Balbuena
-Aurelio Balbuena fue uno de los gloriosos jugadores paraguayos del Deportivo Pereira en la década del 70. En la actualidad reside en la capital risaraldense y a sus 67 años afirma que aún se siente como de 20. “Yo me siento mitad paraguayo y mitad pereirano” afirmó en una entrevista a LaTarde en la que también comentó algunas anécdotas de su época futbolística: “Llegué a jugar aquí por primera vez durante 7 meses con el Fortín de Libaré, allí se sentía algo en el ambiente, una ilusión que le hacía a uno hervir la sangre”. Balbuena agradece esa época de esplendor que le dio el fútbol y con la cual pudo sacar adelante a sus dos hijas nacidas y criadas en Pereira. Es también abuelo de tres nietos. A uno de ellos que quiere ser futbolista le recuerda siempre el secreto que hace de un hombre, un jugador exitoso: sacrificio, disciplina, pasión, honradez y trabajo.

 

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.