Deporte Risaraldense

La historia de Lorena Arenas, la pereirana que ganó medalla olímpica

Fotos: COC

El 17 de septiembre de 1993 en Pereira, nació Sandra Lorena Arenas Campuzano, quien fue la primera colombiana en clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y lo hizo luego de cumplir con la marca mínima en el Campeonato oceánico de 20 kilómetros marcha.

Sandra Lorena es una joven disciplinada, llena de experiencia y una de las referentes en la marcha atlética. Sostiene seis récords nacionales en la categoría mayores, seis para la categoría Sub-23 y tres en juvenil, no tiene medallas ni récords en la categoría infantil sólo porque nunca compitió en tal categoría.

Fue medalla de bronce del Mundial de Barcelona 2012 y oro de la Copa Mundo Saransk del mismo año en Rusia, así como medalla de oro en los Juegos Suramericanos en 2014 y batió récord en el Suramericano de Lima en 2015. Es medalla de oro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta en 2017 y en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, dándole el primer oro de la historia de la marcha atlética femenina a colombiana y donde también batió récord panamericano.

La carrera deportiva de Lorena se inició desde muy pequeña, cuando con su familia se radicó en Medellín y fue allí donde Juan Camilo Calderón vio el talento que esta jovencita tenía para el deporte. La marcha atlética es una disciplina del atletismo llamativa y por la manera en cómo los atletas practican este deporte es vista como graciosa, justo esto fue lo que llamó la atención de Lorena, que con tan corta edad fue determinante en la decisión de querer competir en esta modalidad.

Sus primeros campeonatos fueron en 2009, preparándose e intentando igualar las marcas de quienes en ese entonces se convirtieron en sus ejemplos a seguir. En el 2011 ganó sus primeras competencias nacionales y desde el 2012, con 18 años de edad, empezó a destacarse en medio de todas las mujeres con las que competía.

Participó en el Campeonato Mundial Junior de Barcelona en España y se llevó, no sólo el segundo lugar, sino que al día de hoy es el récord nacional juvenil de los 10 kilómetros con 45:11.46.

“Tengo casi todos los récords nacionales de marcha, me faltaron los de menores porque nunca corrí en esa categoría, pero eso me da mucho orgullo, alguna vez también tuve récords sudamericanos, es muy gratificante ser la mejor del país en mi deporte”, reconoce Lorena.

Durante el mismo año 2012, Lorena ganó la Copa Mundo de Saransk en Rusia y se aventuró a los 20 kilómetros, donde sorpresivamente hizo la marca mínima para clasificar a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, acompañando a las experimentadas Íngrid Hernández y Arabelly Orjuela.

Arenas no solamente iba a competir, viajó a Londres por mucho más y logró ser la mejor del país, al ubicarse en la casilla 31, allí comprendió que si seguía trabajando de la manera en la que lo estaba haciendo, los resultados futuros iban a ser mejores.

De ahí para adelante y como preparación al nuevo ciclo olímpico, Lorena fue medalla de plata en los Bolivarianos de Perú en 2013; oro en los Juegos Suramericanos de Chile en 2014; plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de México en 2014, y cuarto lugar en los Juegos Panamericanos de Canadá en 2015, el camino a Rio 2016 se hacía más corto y sus segundos Olímpicos se acercaban.

“Me siento muy orgullosa de poder representar a mi país, de llevar las marcas de mis patrocinadores, pensando en que ya estuve en unos Juegos Olímpicos, ya sé cómo es la competencia allá, entonces ya no voy a sorprenderme, voy a competir y siento que será algo muy bonito”, añade Lorena, quien hoy es la mejor marchista del país.

Lorena Arenas, además de ser deportista de alto rendimiento está siendo formada en Licenciatura en Educación Básica con énfasis en Recreación y Deporte en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid de Medellín.

Viajó a los Juegos Olímpicos de Río 2016 ya como una referente colombiana, junto a sus compañeras Sandra Galvis y Yeseida Carrillo, para terminar su participación en Río en la posición 32.

“Fui la mejor colombiana en esos juegos, uno siempre espera más, pero creo que todo en la vida es una experiencia, para mí estos juegos me ayudaron a ir mejorando mis marcas cada día más y es gracioso porque siempre era de las últimas en clasificarme y ahora soy la primera”, reconoce Lorena.

Luego de su paso por Rio, Lorena fijó su mirada en las nuevas grandes competencias. Quedó campeona en los XVIII Juegos Bolivarianos de 2017 en Santa Marta, ese año batió dos récords, uno durante el XVI Campeonato Mundial de Mayores en 15 kilómetros con un tiempo de 1:05.39 y en el Challenge Multi Day en China, con un tiempo de 43:16 para una carrera de 10 Kilómetros. En el 2018 Lorena siguió cosechando triunfos a nivel internacional quedando campeona en el Meeting Dudinska de 20 kilómetros, con un tiempo de 01:28.48 y del Campeonato Iberoamericano en Perú, con un registro de 42:02.

Lorena Arenas parece no conocer límites a la hora de competir y según sus resultados es claro que está acostumbrada a quedar en los primeros lugares de los eventos más importantes de marcha atlética en el mundo.

Hace más de dos años compitió nuevamente por obtener el pase a unos Juegos Olímpicos, durante el Campeonato oceánico de 20 kilómetros, llevado a cabo el 10 de febrero de 2019, cuando Arenas hizo una marca de 1:28.49, ocupó el primer lugar y cumplió con el objetivo de clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Si bien se clasificó con mucho tiempo de anticipación, la risaraldense ya está de nuevo a 100 días de la competencia en las justas deportivas y esta semana regresó a competencia con un gran registro en los 10 kilómetros del Campeonato Nacional de República Checa.

Así regresó a tiempo para la recta final de la preparación a los Juegos Olímpicos de Tokio, para los que Lorena tiene claro de qué está hecha, lo que quiere y hasta dónde quiere llegar, es una mujer segura de sí misma y no duda de sus capacidades deportivas, así lo ha demostrado durante toda su carrera deportiva.

Y así lo demostró este viernes 6 de agosto en la ciudad de Sapporo, la atleta cruzó en la segunda posición y se colgó la medalla de plata. Arenas no bajó la guardia y mostró su buena condición al permanecer en el grupo de cabeza durante toda la competencia.   

Con un tiempo de 1:29:27, Arenas cruzó la línea de meta y de inmediato la alegría la inundó con un llanto que viajó hasta Colombia, se arrodilló y el suelo nipón contempló a la primera medallista colombiana en la prueba de la marcha olímpica. La campeona italiana Antonella Palmisano, la ayudó a levantar y en un abrazo de camaradería celebraron sus triunfos. El podio lo completó la china, Hong Liu.

(Prensa COC)

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.