Deporte Risaraldense

¡Revive el Fortín!

El concepto claro

“Es demasiado fácil culpar a otras personas en el fútbol” Steven Gerard

¡Que lo tumben!, ¡que lo vendan!, ¡eso es un muladar!, ¡se moja uno menos afuera! Eran las expresiones que se escuchaban hasta hace muy poco sobre el legendario e histórico estadio Alberto Mora Mora, médico que atendía sin costo a los deportistas de la época, o el “Fortín de Libaré” adquirió el nombre de Libaré ya que era la palabra que usaban los poetas de la época para decir que iban a embriagarse cada vez que visitaban la zona de tolerancia, la cual se encontraba ubicada en el sector del estadio.
Fue inaugurado en 1943, el primer partido fue el 12 de marzo de 1944 perdió 6-5 ante el Guadalajara de Buga, el debut oficial fue en 1949 cayó 1-2 ante la Universidad de Bogotá, tiene una capacidad para 10.000 espectadores actualmente, inició con cupo para 5.000 hinchas, en este escenario se conocieron muchos matrimonios, la gente llegaba a pie, era un evento social y familiar asistir al estadio. Se hacían eventos, la gente de la alta sociedad iba de corbata y sombrero. Inolvidable para los hinchas de la época las goleadas de 9-0 el 12 de agosto de 1951 al extinto Huracán y el 6-0 al Atlético Nacional en 1962 y las dolorosas derrotas 1-2 ante el Once Caldas que frustró el título de 1966 y el 3-0 ante el colista Atlético Nacional en 1967 que se tiró una vuelta olímpica soñada. Como no recordar el empate 4-4 ante el ballet azul de Pedernera, Cozzi, D’stefano el 23 de julio del 53 con goles de Casimiro Ávalos (2), Saulo Flórez y Carmelo Colombo. Y las victorias ante equipos peruanos 3-1 ante el Sucre en 1946 y el 5-1 al Sport Boys en 1951 con Barbadillo y Valeriano López a bordo. Historias miles…

El presente 
Hasta hace menos de 4 años no se sabía qué hacer con el elefante blanco, causaba ruina, después de cada Copa Ciudad Pereira había que cerrarlo por 5 y 6 meses, los camerinos eran unas letrinas, el caos total. Hoy en día tenemos un estadio muy digno: los bancos de suplentes, las luminarias, el techo de la tribuna de occidental, la pintura, los camerinos y las sillas le dan un marco muy diferente. La cancha sirve de escenario a todo tipo de torneos, juegan desde infantiles hasta rodillones y durante todo el año, de día y de noche. Las escuelas de nulos recursos tienen su espacio y como si todo esto fuera poco se ha demolido la tribuna norte, se va a construir una cancha sintética que será inaugurada en 2 meses, se techará la tribuna oriental y otras adecuaciones menores. Definitivamente se salvó un patrimonio Arquitectónico, histórico y deportivo de nuestra ciudad que estuvo a punto de desaparecer, en buena hora por el comité ejecutivo de la corporación deportiva y a su director ejecutivo Harold Campos, si se puede… eso si hay que ponerle el nombre en un sitio visible, que digo nombre, los nombres: el Mora Mora y el Fortín de Libaré. Quedaría faltando el parqueadero y está muy difícil habrá que seguirlo haciendo en las calles del pintoresco barrio Kennedy.

El Bipolar Deportivo Pereira
Cambios extremos en el estado de ánimo entre los cuales, normalmente, suele haber una relativa estabilidad anímica, esta es la definición del trastorno bipolar, pues el Deportivo Pereira sufre de trastorno futbolístico bipolar ya que de local es excesivamente feliz, 7 partidos ganados y de visitante sufre depresión 5 partidos perdidos, 2 empates y 1 triunfo, el técnico por lo menos está intentando cambios en el dibujo táctico que le lleven a optimizar el recurso, por el momento no ha salido bien, pero es el tiempo justo para realizarlo, aunque no se debe perder de vista que hay que quedar en los 2 primeros puestos de la reclasificación para ser cabeza de cuadrangular lo que daría el punto invisible. Abrazo de gol

Diego Salazar

Por: Diego Alberto Salazar Valencia.
@DiegoSalazarV9

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.